22 jun. 2013

Capítulo veintiuno: Las cartas

Bueno gente, aquí el capítulo final. No se olviden que todavía falta el epilogo!

Quiero agradecer a todos los que me han acompañado hasta éste final. Agradecer particularmente a Pabli, a Berni, a Raynee... que son los que siempre estuvieron al pie del cañon no sólo leyendo y comentando sino tambien ayudandome con la historia.

Gracias a todos, enserio. Gracias.
Mica.



Capitulo 21

Las cartas










Y entonces aquel vacío comenzó, aquel vacío con el que aprendí a vivir. Benjamin murió ese día, yo lo maté indirectamente. Esa era la razón por la que no podía saber toda la verdad... Coraline lo había creado y al matarla, también lo mataría a él.

Por su puesto que si hubiera sabido que así culminaría, nunca lo hubiera hecho. Tal vez por eso Coraline me había logrado matar en primera instancia, cuando mi nombre era Madeleine y lejos estaba de no conocer la realidad. Me dejé matar, por decirlo de alguna manera.

Recuerdo aquel día como si fuera hoy mismo y se me eriza la piel. Desearía poder volver a sentir ese escalofrío tan particular que Benjamin lograba generar en mí. Pero sé que es tan solo un deseo que jamás podré saciar.

Él reencarnaría en un humano, pero yo no sabía en donde, ni cuando. No sabía por donde comenzar a buscar ni a quien recurrir. Sin contar que todavía debía esperar los nueve meses de embarazo.

Ese día tuve un colapso mental y una rabia tan grande que había logrado alejar a mis amigos demonios de mi, o eso creía. A partir de ahora decidí manejarme sola, para así no dañar a nadie más que a mi misma.

Todavía quedaban varios enigmas que develar pero al no tener el sostén de mi amor incondicional, Benjamin, y no saber cuando podría aparecer, estaba completamente devastada.

Luché profundamente conmigo misma y logré recordar todo lo que habían borrado de mi memoria. Utilicé un poco de la misma hipnosis que él me había enseñado y los encontré... todos mis recuerdos estaban allí listos para que yo los reviviera con mi imaginación la cantidad de veces que quisiera.

Benjamin en nuestro primer encuentro me había dicho que tenía 78 años, pero a los 17 es que fue transformado... eso quiere decir que tardé aproximadamente 61 años en reencarnar. ¿Cuánto tiempo tardaría él en hacerlo?

Ya pasaron dos largos y sombríos meses desde que regresé a casa y todo lo que he hecho es llorar y quedarme encerrada en mi cuarto. Me he alejado de Marissa que por más que ella había querido entenderme, nunca lo lograría siendo humana. Exactamente lo mismo ocurrió con mis hermanas.

Comencé a comer únicamente cuando moría de hambre, a dormir cuando los ojos me ardían de tanto llorar.

“La verdad es que no hay una verdad”, leí en una pared de la ciudad. ¿Habrá sido una virtud o casualidad?, Y sentí inquietud de estar a merced de tanta sed de dualidad. ¡Que barbaridad! ¿Estaré soñado? Me visto despacio si estoy apurada. Tomo para olvidar que el doctor me prohibió tomar. ¡Y gracias a Dios soy atea! Busco respuestas y encuentro preguntas.
Y no hay contradicción, dije que me equivocaría, y como me equivoque, tuve razón, perdón. Si mi mente queda en blanco veo todo negro. Escucho el himno a la alegría y me deprimo, no me alegro. “El ocio no le deja tiempo para nada” repite mi madre cada vez que puede.

Nadie logra comprender qué me sucedió en aquel viaje.

— Ya es suficiente, Samara. Me has colmado la paciencia. — Dijo mi padre mientras entraba bruscamente en mi dormitorio.

— No quiero hablar contigo.

— Soy tu padre y me vas a escuchar. — Ordenó.

— Habla todo lo que quieras, no prometo nada. — Dije irónicamente.

— Sam... Ya se de qué viene todo esto. Lo hice por tu bien. Tú ahora estas enojada conmigo por haberlo hecho, pero entiende que era la única manera.

— Sigue gastando saliva, yo sigo sin escucharte. — Dije pensando que había contratado a alguna psicóloga o algo así.

— Hablo del conjuro, Sam. — Inmediatamente lo miré. — ¿Acaso ahora sí tengo tu atención?

— ¿Qué tienes para decirme? — Contesté rudamente.

— ¿Nunca has pensado que es extraño que todos nuestros nombres comienzan con la letra “S”? —Me miró a los ojos esperando a que hablara pero como no lo hice continuó. — Los conjuros de protección están sellados con esa letra... Todavía no comprendo cómo lograron romperlo.

— El verdadero amor está destinado a encontrarse, pase lo que pase.

— Y si fue tu verdadero amor quien te encontró... ¿Por qué estas aquí encerrada llorando? ¿Qué es lo que ocurrió?

— ¿Por qué tenemos el conjuro sobre nosotros? ¿Mamá también lo sabe?

— Tu madre no sabe nada y es mejor que continúe de esa manera... Creo que ya no eres más mi pequeña niña y tienes derecho a saber la verdad.

< Siempre estuve al tanto de la existencia de los demonios, soy un brujo. — Abrí los ojos como platos. Entonces recordé “estúpido padre ruso y brujo” había dicho Coraline. En ningún momento creí que fuera verdad. — Cuando tú naciste rogué porque no tuvieras una historia complicada antes de llegar a ésta vida. Pero sí la tenías y un demonio quiso raptarte...

— Coraline. — Interrumpí.

— ¿Ella era tu verdadero amor?

— No.

— Entonces hice bien en aquel entonces en hacer el conjuro antes de que ella pudiera llevarte.

— ¿Y cuando nacieron Samantha y Sabrina no temiste que también tuvieran una historia complicada como la mía?

— Por una parte sí, pero por otro lado ya nacieron con el conjuro.

— ¿Por qué mamá no puede saber nada?

— Porque el saber puede llevarte por varios caminos peligrosos.

— ¿Cuáles?

— No importa, mi niña.

— Sí que importa. Yo sé muchas cosas.

— Lo que más me importa es que no moriste. Ese era el peor camino y no es el que tomaste. — Dijo mientras acariciaba mi pelo. Entonces volvieron a pasar aquellas palabras de Coraline por mi cabeza.

— ¿Vivíamos en Rusia?

— Sí, mi princesita.

— Entonces... ¿cómo es que mamá y tú hablan tan bien este idioma?

— Magia.

— Si te digo algo en cualquier idioma ¿podrías traducírmelo?... No sé exactamente qué idioma es.

— Puedo intentarlo, pero depende el idioma no me será nada fácil.

— Ответ на этот вопрос находится в карты.

— Eso es muy sencillo, es ruso. “La respuesta está en las cartas” — ¿Cómo podía ser?... Si los sobres estaban vacíos... Tal vez es que yo los veía vacíos, pero nunca lo estuvieron realmente.

Me levanté bruscamente y fui a buscarlos a aquel cajón en donde había puesto todas las cosas que me recordaban a Benjamin. Tomé los siete sobres en mis manos y miré a mi padre, rogándole algo de privacidad.

— ¿Verdadero amor, eh? — Dijo mientras reía de lado y se levantaba para irse. Al llegar a la puerta continuó. — Espero que lo que hablamos, o lo que digan esas cartas te saquen de este encierro.









Primera carta:



Mi querida Madds: Al fin te he encontrado, creo que tu nombre ahora es Samara por lo que será la última vez que te llame de esa manera.

Es impresionante lo idéntica que eres a ti misma, tienes los mismos gestos, los mismos hermosos ojos que siempre he amado.

Sí estás leyendo ésta carta quiere decir que el plan funcionó tal y cómo tenía que hacerlo. Deja de llorar de una vez, es lo que quería que hicieras.

Ahora que estoy muerto, todo lo que he hecho sobre ti ha desaparecido y ahora recuerdas todo. Quiero explicarte por qué hice lo que hice en cada momento.

Verte subir a aquel bus... no me pude contener, tuve que materializarme allí. Tu imagen era algo borrosa, pero tu alma... yo sabía que eras tú.

No sabía a que punto Coraline podía verte o no, era muy arriesgado que estuviéramos juntos porque ella sabía que el verdadero amor siempre se encuentra y hacía unos cuantos años que venía siguiéndome.

Quise alejarme de ti, hacer lo correcto... pero entonces apareciste en aquel baño. O tú me buscabas o el maldito destino me jugaba una mala pasada. Entonces no quise resistirme más. Si bien Marissa apareció (lo que, a propósito, no fue gracias al destino... Lance la manipuló para que lo hiciera.) en ese instante, luego te manipule para que sin objeciones te entregarás a mí en el toalet del bus.

Lo siento, no me siento nada bien por haberlo hecho pero sabía que no tendríamos mucho tiempo y quise aprovecharlo al máximo.

Casi al instante llegó la culpa y recordé todos los peligros que el estar contigo generaba. Entonces decidí volver a manipularte, pero para que quieras estar con Ryan. Yo sabía que eso no sería suficiente, que seguías pensando en mí. Podía leerte el pensamiento y hasta en tus sueños estaba. Tuve que borrarte la memoria también.

No entiendo cómo, si te hice olvidar lo que ocurrió, es que tu pudiste decírselo al rubiecito superficial. Siempre al revés tú. Tuve que borrarle la memoria a él también.

Por una parte estaba contento de qué él se alejara de ti, no me era nada gracioso que pudiera dormir abrasado de ti y yo no, pero por otro lado tú también estabas mal por generarle malestar a él. Lo hice por ti.











Segunda carta:



Querida Sam: Hoy todo me ha salido mal. No pude aguantar el estar lejos de ti y te miré desde lo lejos, entre las montañas... ¿Me quieres decir cómo rayos lograste verme? Claro, estoy muerto ahora y no me lo puedes decir, quizá ni tú sepas cómo lo has hecho.

Casi se me sale el corazón cuando te vi caer. Quería materializarme justo allí para socorrerte, pero cuando lo terminé de pensar ya habías terminado de caer, sólo me quedaba poseer el cuerpo de tu coordinador.

Apenas atisbé que te encontrabas bien, salí de su cuerpo pero el muy descarado comenzó a coquetearte con frases baratas. Tuve que volver a poseerlo para demostrarte lo que es el verdadero coqueteo. No sé si me reconocías dentro de él, pero no fue muy complicado llegar a besarte.

Entonces se me ocurrió, que quizá, estando dentro de ese cuerpo podría estar más tiempo cerca de ti, de tu calor, de tu tacto.

Manipulé a mucha gente para poder volver a acostarme contigo, tú misma inclusive.






Tercera carta:



Sam: Hoy no tengo mucho que escribirte, la mayoría del tiempo me sentí culpable por lo que hice.

Hanna cree que si tú volvías a ser novia de Ryan, yo dejaría de cometer tantas estupideces.

Ella hizo correr el rumor de que te acostaste con Frederic, aunque en realidad lo hiciste con su cuerpo.

Más allá de lo culpable y de lo tonto que me siento, también estoy muy celoso y detesto tener tan poco que contarte en esta carta, por lo que yo mismo te la daré y te haré pasar una velada en aquel rosedal que juntos construimos... Sí, no lo hice con mi abuelo cómo planeo decirte. Juntos hicimos cada rincón de ese rosedal.






Cuarta carta: 


Lo hicimos y no te manipulé. Te dejé libre de que hicieras lo que quisieras cuando quisieras. Hasta me dijiste que me amabas. No sabes cuan feliz fui en ese momento. En ese rosedal fuiste mía por decisión propia. Me sentí por primera vez desde que nos reencontramos, confiado en aquel rumor que algunos demonios repiten... “El verdadero amor siempre se encuentra”

Pero cuando volviste al hotel... justo tú tuviste que ser el centro de algunos demonios aburridos. Tranquila, ya Amy se encargó de ellos, de los que manipularon a los dos idiotas.

Igualmente, te recuerdo, yo leía sus pensamientos... lejos estaban de no querer hacer lo que hacían.

A veces desearía que sólo fueras hermosa a mis ojos. Realmente se complica cuando hay tanta belleza junta.

Igualmente fue divertido asustarlos, perdón por asustarte a ti también. No hace mucho que soy demonio y todavía estoy aprendiendo.

Esa noche entré en tus sueños, lo compliqué todo contándote que estabas en peligro pero es que tú tenías demasiadas preguntas y sentí la obligación de contestarte por lo menos una.

Al otro día estos demonios aburridos y estúpidos volvieron a hacer de las suyas con la niñita esa, fue antes de que Amy pudiera darles su merecido.

Lance tuvo que manipular también a los directivos de la empresa de viajes para que no te echaran.

Realmente te pido disculpas... se supone que este iba a ser el mejor viaje de toda tu vida y en lugar de eso, es una desgracia atrás de otra. Sin contar que todavía no pasó lo peor.

En ese momento hubo otra complicación. Cuando poseí a Frederic él sintió en su cuerpo el amor que yo te tenía y pensó que era propio. Llegué a poseerlo justo al momento en que él no permitiría que le digas que no a su enorme ego.

Ahora que fuiste a buscar a tu amiguito es que tengo tiempo de escribirte esta carta. Es impresionante lo que te amo y no quiero que los días sigan corriendo. Ambos sabemos cómo terminará.





Quinta carta:



Te mostré mis alas. Lo que mas define lo demoniaco que soy. Me abrí ante ti y lo soportaste mejor de lo que creí. Hay veces que olvido que te conozco y pienso que te estoy conociendo nuevamente. Pero no, todo lo que hago, lo hago conociéndote y sabiendo cómo reaccionaras.

Ahora que Hanna, Amy y Lance ya lograron terminar de verte y oírte es que van a hacer algo para poder estar mas cerca de ti, creo que romperán algo en tu habitación de hotel para que te reubiquen con ellas, realmente no me importa demasiado qué es lo que harán siempre y cuando puedan cuidarte mas de cerca de lo que yo puedo hacerlo. Mientras tanto pienso rondarte en forma de fantasma. Quizá te visite en sueños, pero no haré mas que eso.





No se si encontrarme enojado o agradecido de que no soñaste. Cada vez que tengo oportunidad de estar contigo estropeo algo.





Sexta carta: 



Hoy Coraline intento asesinarte. Pasé todo el resto del día distrayéndola. ¿Por qué tiene que meterse todo el tiempo en nuestras vidas? ¿Es que no entiende que nuestro amor es verdadero y lo suyo fue apenas un enamoramiento?

Ella es quien lo complica todo, detesto que ella fuera quien me creó y que yo deba morir cuando ella lo haga. Pero así es nuestra naturaleza.

Los chicos tuvieron que contarte varias cosas de nosotros y de cómo somos, me hubiera gustado decírtelo yo, pero llegué justo a tiempo para debelarte la mejor parte.

Cómo ya te dije, tu cuerpo humano no está preparado para saber la verdad, pero tú la soportaste bastante bien. Estoy orgulloso por ti.

Sé que es súper cursi, pero déjame hacer algo romántico entre tanto drama. En donde tú decidas, te pediré que seas mi novia. Antes que mañana se termine todo. (Realmente fuiste muy astuta cuando descubriste cuanto tiempo nos quedaba, ninguno de nosotros había llegado a esa conclusión)

Mañana no escribiré una carta, pero igualmente recibirás otro sobre. Este mismo contiene nuestra anterior historia, sé que te interesa... lo leí en tu mente.

Antes de morir, debo contarte el final del plan, la parte que no sabes.



Yo reencarnaré, como ya debes saber. Nadie me mató directamente, mi muerte demoníaca fue de rebote, por lo que tengo el beneficio de elegir en donde reencarnaré.

Hace un par de años encontré a un sobrino nieto que había heredado mi forma física. (Ni siquiera me preguntes cómo... sé algo de genética y parece imposible pero el chico es igual a mí.)

Hice muchas cosas de las que no me enorgullezco y ésta es una de ellas. Maté la esencia del chico... él está en coma, o mas bien su cuerpo lo está. Esperando a que yo muera y reencarne en él.

Creo que para este momento tiene unos 22 años.

Tan pronto cayó en coma, sus padres asistieron a todo tipo de médicos para que salvaran a su hijo. Como no lo lograron, decidieron intentar con un brujo. Éste maldito brujo complicó todo poniéndole un conjuro de protección muy parecido al tuyo.

Ahora no sé en donde se encuentra el cuerpo donde voy a reencarnar. Sabré donde está cuando tenga que hacerlo, pero ya no recordaré nada una vez que lo haga.

Es tú trabajo, si todavía me amas, el encontrarme y enamorarme. Sé que lo harás. Conociéndote cómo eres, lo harás.





Tu incondicional amor eterno.

9 comentarios:

  1. Aaaaaa!! Me encanto!
    ¿Como puede ser que ya aya terminado? Bueno ademas del epilogo..
    Déjame decirte que me encanta como escribís, sos MUY buena!!
    Eh encontrado esta historia de suerte, cuando la empece a leer quede maravillada, me encanto el misterio que le ponías..(Algunos capítulos me parecieron algo subidos de tono, pero bueno es como vos escribís)
    Igual me gustaron cada uno de los capítulos, todos por igual :)
    Bueno y eso..
    ¿Vas a seguir escribiendo mas historias?
    *Creo que soy la primera en dejar un comentario* :P

    Bueno saludos y besos!!

    Camii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cami, voy a continuar con este mismo relato. Se viene la secuela: "Conociendote despues de conocerte" y luego la precuela: "La septima carta". Por ahora lo voy a dejar medio en stand by porque tengo competencias de baile y el 15 de julio tengo un examen en la universidad. Ademas de que quiero intentar publicarla. Pero muy pronto comenzaré con el segundo libro. Gracias por tu comentario y por leer.
      Una ultima pregunta... Si lo publico, ¿comprarías el libro?

      Eliminar
    2. Claro que lo compraria!!!
      Espero que te valla exelente en la competencia de baile y en examan de la univercidad!
      Bueno suerte y saludos..

      Camii

      Eliminar
  2. Oh Mica... Me hicistee llorar. Me encantoo, casi todas sus dudas fueron respondidas. Pero porque tuvo que morir Benjamin eso me ¡Mato!, esperare el epilogo. Preguntaa ¿Vas a seguir publicando mas de este libro? Me E N C A N T O :3. Gracias por darnos este fabuloso Libro, eres la mejor escritoraa :)

    ResponderEliminar
  3. JAJAJA, gracias a vos por tan lindo comentario!

    Si!!1 La novela no termina aca! Aca se termina el primer libro... SE VIENE EL SEGUNDO Y EL TERCERO! Quiza para el mes que viene empiece con el segundo :D

    ResponderEliminar
  4. wowowowowowo! que buen final.. realmente todo lo que esperaba.. RESPUESTAS! Dios,espero que empieces pronto con el otro libro, mira que el mes que viene ya es en 6 dias jaja..
    besote! Geniial

    ResponderEliminar
  5. llore mori grite mujer que no hicistes qu hiciera dios no de verdad estoy en schok te felicito

    ResponderEliminar
  6. Excelente! !! Esperaré los próximos libros fue demasiado bueno. .cada capitulo fue excitante y me dejaba con ganas del siguiente. Te felicito escribes muy bien!!!

    ResponderEliminar
  7. GE NI AL! Sin palabras...! Muy bueno posta.
    Cada detalle, al final, tiene sentido.- Muy buenas las cartas, y muy buena la historia "extra" del padre brujo de Sam.-
    Hosnestamente, estoy orgulloso de vos, fuiste capaz de crear una historia maravillosa y llena de emoción, erotismo y misterio.-
    Felicitaciones!
    A leer el epílogo!

    Pablo.

    ResponderEliminar